martes, 26 de junio de 2012

Capítulo #21: Charlas y entrenamientos.


PVO EDWARD

Las semanas a partir de ese día pasaron presurosas, nuestra pequeña hija iba creciendo de una manera impresionante, cada día se le veía menos como una bebé y más como una pequeña niña, que me recordaba muchísimo a su madre cuando era humana, tenía los mismos preciosos orbes chocolates que yo tanto amaba… Ellas eran mi motor para seguir vivo, la única razón por la que sabía que había valido la pena el día cuando el sol se ocultaba tras el crepúsculo arbolado que nos ofrecía la vista de  Forks.

-Edward-. Llamó mi madre al notarme tan cabizbajo.

-¿Dime Esme?-. Respondí sonriéndole, ella no sería mi madre de nacimiento pero la quería como tal, estos últimos acontecimientos me habían hecho dar cuenta que una familia no son aquellas personas con las que te une la sangre sino el amor, la lealtad y confianza.

-Alice tuvo una visión…-. Dejó la idea al aire porque no me quería mostrar todo y angustiarme, pero ella había prometido avisarme cuando algo nuevo se acercara y lo estaba cumpliendo; asentí y acaricie la mejilla de mi madre con devoción, le di un beso en el tope de la cabeza y salí corriendo escaleras abajo a la sala donde se encontraba Jassper, había llegado la hora de hablar.

-Jazz-. Llamé interrumpiendo la partida de video juegos que estaban teniendo mis hermanos, a lo que Emmett me fulminó con la mirada por interrumpirles, pero ya después me disculparía.

-¿Es hora?-. Preguntó  Jassper con aire de resignación, mientras caminaba hacia la mesa del centro de la sala y tomaba de ella una carpeta con demasiadas hojas en su interior, daba la impresión que estaban por salirse todas en el menor de los movimientos.

-Sí, tenemos que organizarnos ya-. Dije tomando la carpeta que me extendía y caminando junto con él la cochera.

-¡Hey!, no pensarán dejarnos fuera de esto, ¿o sí?-. Inquirió mi esposa con los brazos en jarra y alzando una ceja, mientras que Alice, la pequeña pulga del demonio asentía triunfal con una gran sonrisa.

-Bella, ustedes no se deben preocupar….-. A media frase quien menos me esperaba me corto diciendo:

-Bella es quien me dio toda la información que está en esa carpeta, ella mejor que nadie sabe todas las tácticas de los Vulturis, además, Alice podrá predecir los movimientos que usen en cuanto los elijan y con ambas tendremos una mayor ventaja-. Dijo Jazz con aire de suficiencia, en ocasiones detestaba que mi cuñado y casi hermano hubiese estado en la guerra, ya que cuando de estrategia se trataba él y yo siempre salíamos de pleito; pero aunque no me gustara… tenía razón, las necesitábamos.

-No crean que me parece ni agrada la idea-. Bufé por lo bajo caminando tomado de la mano de mi esposa, mientras la pequeña duende se acercaba a brinquitos a su esposo; una vez todos en la cochera nos pusimos a plantear una estrategia, Bella nos dio las diferentes variantes de pelea que dominaban en la guardia, pero también nos advirtió que seguramente usarían algo que ella no conociera, para estar seguros de la victoria.

-Pero ten en cuenta que numéricamente tenemos refuerzos con Marco y Demetri, ellos son los más experimentados en caza y serán de gran ayuda-. Recordó Alice con rostro de seriedad.

-Además Jane tiene tanta envidia que probablemente se creerá lo suficientemente buena como para ir a por ti ella sola-. Agregó Jassper, a lo que los demás asentimos, era cierto Jane desde que Bells era humana le había tenido un gran celo.

-Ok, entonces necesitamos entrenar y hacer estrategias individuales y colectivas, porque no podemos atenernos a un solo plan, hay que saber todas las posibilidades y cubrirlas si nos es posible-. Dijo Bella con una media sonrisa, jamás había visto a mi amada así, tan segura y desafiante y pensé en lo mucho que había cambiado en estos años.

-No podemos dejar nada al azar, ni descuidar ni un cabo suelto, debemos proteger a Nessie-. Les recordé a todos, a lo que la mirada de Alice se vio muy afligida al igual que la de Bella.

-Vamos con los demás, es urgente que veamos eso-. Concordó mi esposa.

Todos subimos a prisa a la sala donde Emmett, Rosalie, Carlisle  y Esme ya nos esperaban sentados en los sillones mientras que Ness jugaba gateando por el centro de la sala con un peluche de perro  que le había comprado su abuela unos días atrás.

-Los Vulturis vienen y llegarán en cuatro días, necesitamos estar listos-. Dijo Alice mirando a Ness quien al sentir la mirada le regaló una gran sonrisa a su tía, sin comprender la difícil situación que estábamos atravesando.

-¿Cómo haremos con Reneesme?-. Preguntó Carlisle en tono tranquilo, pero en su mente le veía inquieto por el bienestar de su nieta.

-Hay que sacarla del país cuanto antes-. Murmuró Bella con la voz a punto de quebrarse, separarse de nuestra hija no iba a ser fácil, ella lo sabía… ¿no habría otra opción?.

-¿No hay otra posibilidad?-. Dije desesperado, tener a mi hija lejos me tendría muy intranquilo, no saber si estaba sana  o con vida…

-Nadie se puede quedar, somos muy pocos y una persona menos nos hará demasiada falta para la batalla, no puedo permitir bajas-. Afirmó Jassper con voz autoritaria, todos asentimos tenía razón… el tampoco quería perder a nadie y sólo intentaba al igual que yo, cuidar de su familia.

-¿Con quién se va?, ¿Cuándo?, ¿A dónde?-. Preguntó Rose acercándose a su sobrina y dándole un gran abrazo, a lo cual la niña le extendió sus bracitos para que la cargara, una vez en su regazo la pequeña se acurrucó y se comenzó a quedar dormida.

-Que se la lleve Alice o Emmett, ambos son previsores y no dejarán que nada le pase-. Dijo Esme interviniendo por primera vez en la conversación.

-No, a cualquiera de nosotros lo van a rastrear, si salimos les diremos donde está la niña y es un riesgo que no voy a correr, así tengamos a los cazadores de nuestro lado-. Respondió Bella mientras tomaba su celular
.
-Isabella tiene razón, no es un juego la vida de esa niña, necesitamos a alguien confiable que no sea uno de nosotros para que no distingan el efluvio-. Apoyó Jassper mientras nos miraba a todos analizando los sentimientos que teníamos en ese momento.

-¿A quién llamarás?-. Cuestionó Carlisle.

-A René y Phil, ellos se llevarán a Ness, de momento su posición económica es muy buena y estoy segura la cuidarán, no conocen su efluvio y si los recibimos en Port Ángeles y trazamos alguna ruta para que solo crean que quienes llevaron a la niña fue mera coincidencia, las cosas estarán  bien….-. Respondió Bella en un suspiro, su dedo marcó tembloroso el número de casa de su padre adoptivo y en una timbrada se escuchó la voz de René quien en cuanto reconoció a su hija, le dio un sermón por lo preocupada que había estado, que quien se creía, entre otras muchas reprimendas….

Al final se disculpó por su contestación y le dijo que si podían hacer algo para que volviera a casa, mi esposa les dijo que tenía a la hija de  Jassper y Alice, pero que ellos no la podían cuidar por problemas familiares y René como siempre de buen corazón terminó por acceder en venir ella y Phil a por la bebé, mandarían a su chofer hasta el hospital de Forks donde estaría Carlisle esperándolos con Nessie, el chofer les llevaría la niña hasta Port Ángeles y así no habría demasiado rastro de nosotros en esto.

Estábamos entregando el tesoro más preciado de toda la familia, por lo que todos estábamos bastante cabizbajos el día antes de que Carlisle se llevara a la niña, Esme, Rose, Alice y Bella misma estaban al punto del llanto, aunque me daba la impresión de que si fuesen humanas ya llevarían llorando desde el día que mi mujer llamó a René…

¿Cuándo fue la última vez que viste las estrellas
Con los ojos cerrados?,
Y te aferraste como un naufrago a la orilla de la espalda de alguien.

¿Cuándo fue la última vez que se te fue el amor por no dejarlo libre?,
¿Cuándo fue la última vez que te besaron tanto
Que dijiste mi nombre?

¿Cuándo fue la última vez que un simple desamor
Llevaste hasta tus brazos?,
¿Cuando, cuando fue la última vez que te quisieron tanto?
¿Cuando, cuando te gano el orgullo y escogiste el llanto?

¿Cuando, cuando volverás a ser lo que no fuiste nunca?
¿Cuándo fue la última vez que te sentiste sola
Y llegaste a odiarme?

¿Cuando llego a convencerte el maldito despecho
De que un clavo saca a otro clavo?
¿Cuando te olvidaste que amar tan solo es entenderse
Y no aceptarse?

¿Cuando, cuando fue la última vez que te quisieron tanto?
¿Cuando, cuando te gano el orgullo y escogiste el llanto?

¿Cuando, cuando volverás a ser lo que no fuiste nunca?
Si se sana tu herida borra también la cicatriz.
Y si un día nos vemos haz el favor de contestar...

¿Cuando, cuando fue la última vez que te quisieron tanto?
¿Cuando, cuando te gano el orgullo y escogiste el llanto?
¿Cuando, cuando volverás a ser lo que no fuiste nunca?...

*******************************************

Bueno mis pequeñas y adoradas lectoras!, sé que llevo infinidad de
Tiempo sin publicar esta bellísima historia, la verdad es que me ha costado
Bastante idear el capítulo  y aún mas que lo hice cinco veces hasta que quedé conforme con el, espero la paciencia haya valido la pena y me alegren con sus maravillosos comentarios.
Besos y abrazos.
Yess*.*

1 comentario:

Romina dijo...

Nena!!!
Ay cariño... Dios... no tengo palabras...
Ahora mismo estoy a punto de sollozar... ¿por qué son tan malos los Vulturis? ¿Por qué la vida es tan cruel hasta para los vampiros, aquellos seres inmortales y perfectos?
Madre mía... no tengo palabras para describirte lo que siento ahora mismo, hacía tanto, tanto tiempo que no escribías esta historia tan hermosa... la añoraba como el aire que respiro todos los días.
Me ha encantado, simplemente no puede haber estado mejor y el poema... madre mía... le viene como anillo al dedo.
Nena, espero que tenga un final feliz, ¿no?
¡¡¡POR FAVOR!!! No puedo soportar que esa hermosa bebé le pase nada... es demasiado adorable y hermosa como para ello. Además del cariño y el amor que le profesa su familia.
¡¡MILLONES DE GRACIAS POR HABER SUBIDO EL TAN ANSIADO CAPÍTULO!! La extrañaba de veras esta historia.
Te quiero montones, te mando besos y abrazos y una suerte fabulosa para todo lo que te propongas ne esta vida.
Romiina^.^